Buenas noches amigos hispazónicos, ahora soy uno de vosotros, espero sea fructífera esta relación que recién comienza. Os dejo un saludo fraterno desde Chile, delgado como una vid, y que produce, entre otras cosas, un vino comparable a los mejores y con más tradición.