Bueno, quisiera contarles mi anécdota personal de cómo fue mi proceso para sacar adelante mi negocio, ¡espero sirva de inspiración para algunos! Hay que aprender a luchar por lo que uno quiere y anhela.

Hace unos ocho o siete meses necesitaba asesoría con respecto a unos problemas que tenía con mi negocio (una tienda de ropa), nada estaba del todo bien y estaba cerca de la quiebra. Intenté de todo pero no conseguía a alguien completamente competente y que le importara lo que me estaba pasando como para ayudarme. La mayoría de asesoras o abogados me cobraban muchísimo dinero para brindarme tan siquiera un consejo, o un servicio medianamente “bueno”.

Por suerte, luego de cinco meses de luchar y endeudarme para salvar lo que tenía, mi madrina me comentó acerca de una página que usaba su hijo para sus negocios, para la apertura de sus cuentas bancarias y esas cosas. “SinImpuestos es una de las pocas asesoras que se aseguran de aconsejarte y solventar tus problemas, contáctalos, no tienes nada que perder”, me dijo. “Sé que necesitas recuperar todo el dinero que has invertido en tu tienda, si no aprovechas ahora probablemente pierdas todo. Llevas cerca de cinco meses pidiendo cantidades de dinero que no puedes pagar, cuando nadie te quiera ayudar más económicamente, ¿qué harás? Tu padre no te ayudará más”. No me hacía mucha gracia tener que pedir dinero, o saber que mi padre me daría la espalda pero tampoco quería usar su dichosa página... ¿Y si era un engaño?

Sin embargo, a pesar de mis dudas, me arriesgué en tomar esa decisión sin conocer dicha asesora. Gracias a SinImpuestos mi negocio está mejor, ya no tengo deudas y me produce más de lo que invertía en él; se preocuparon por solventar mi problema y ayudarme de la mejor manera, además de ofrecerme consejos y precios realmente accesibles y cómodos.

A veces arriesgarse a tomar decisiones que nos parecen alocadas o las menos correctas no es tan malo como parece, mucho menos si será para un bien mayor. Nunca dejen de luchar por lo que quieren, luchen pero tampoco se vuelvan locos en esa lucha, ¡muchos éxitos!